A+ A A-

Riquelme planteó que la definición de los artes de pesca es una materia administrativa que corresponde zanjar a la Subsecretaría.

(AQUA) - El subsecretario de Pesca y Acuicultura, Eduardo Riquelme, argumentó ante la Comisión de Intereses Marítimos, Pesca y Acuicultura del Senado porqué el Ejecutivo se opone al proyecto de ley que busca fijar la potera o línea de mano como único método para capturar jibia.

La autoridad previno que existen razones de "fondo y de forma" para rechazar esta iniciativa, aprobada recientemente por la Cámara de Diputados y radicada ahora en el Senado, para enfrentar su segundo trámite constitucional.

Entre los argumentos de fondo que considera el Ejecutivo, aludió a la inconveniencia de que los métodos de pesca puedan ser definidos por ley, con la consiguiente rigidez que ello implica.

"Es malo, en general, que la ley empiece determinar cómo se pesca cada uno de los recursos. Si ahora se hace con la jibia, después se podría querer hacer respecto de la reineta, el jurel, el bacalao. Es inconveniente, en primer lugar, porque estas decisiones deben tener un fundamento técnico", sostuvo el subsecretario.

Y continuó: "el que este aspecto quede regulado por ley, además, establece una rigidez. Porque después, para modificar el arte de pesca, habría que modificar la ley. Si, en cambio, quedan determinadas las artes por vía administrativa, pueden irse haciendo ajustes", argumentó.

Pero la exposición del subsecretario se detuvo especialmente en el escenario adverso que podría enfrentar Chile, si llega a prosperar la idea de fijar la potera como único método de captura.

En ese punto, recordó que nuestro país forma parte de la OROP-PS, una convención multilateral que regula la pesca de alta mar en el Pacífico Sur y que podría determinar cuotas para la captura de este molusco cefalópodo, en un futuro cercano.

Actualmente, la cuota de jibia en Chile es de 200.000 toneladas. Por ley, el sector industrial puede capturar el 20% de esa cantidad (40.000 toneladas), mientras que la porción del rubro artesanal llega al 80% (160.000 toneladas).

El año pasado, advirtió Riquelme, el sector artesanal no logró pescar la totalidad de su cuota, pese a que emplea dos sistemas para atrapar jibias: potera y cerco.

"Si con estos dos artes de pesca, el sector artesanal no alcanza hoy a capturar las 160.000 toneladas, es razonable pensar que solo con un arte de pesca (potera), podría capturar todavía menos cuota", enfatizó.

En dicho escenario, el sector industrial estaría fuera de esta pesquería, pues sus embarcaciones no se encuentran habilitadas para capturar jibia con potera.

"Cuando empiece a discutirse la cuota de la jibia en la OROP-PS, el gran argumento que tendremos como país para tratar de lograr una cuota de captura, será nuestro registro de desembarques. Por lo tanto, se anticipa difícil mantener la cuota que poseemos actualmente (200.000 toneladas), si no podemos demostrar capturas históricas por esa cantidad", sostuvo ante los senadores.

Al abordar los argumentos formales en contra del proyecto de ley, Riquelme planteó que la definición de los artes es una materia administrativa que corresponde zanjar a la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) y recordó que su antecesor en el cargo esgrimió en este plano el mismo argumento.

"La Subsecretaría tiene, por ley, la facultad de regular los artes de pesca en cada una de las pesquerías. Es una atribución general y que se ejerce sobre la base de consideraciones científicas y tecnológicas. Es una posición que no es de ahora", subrayó Riquelme frente a la Comisión.

La autoridad recalcó que estos asuntos son "de iniciativa exclusiva del Presidente" y, desde esa perspectiva, previno que el proyecto de ley contraviene lo dispuesto en la Constitución. De hecho, acotó, la propia Cámara de Diputados había declarado en su minuto la inadmisibilidad de la propuesta.

El subsecretario acudió a la Cámara Alta junto con el jefe del Departamento de Pesquerías de la Subpesca, Javier Rivera, quien expuso sobre la jibia y despejó dudas planteadas por los senadores.

De acuerdo a proyecciones del organismo internacional, durante la próxima década el país también incrementará en un 44,6% su producción pesquera y acuícola.

Aumentos considerables en la producción y exportación pesquera nacional, prevé un nuevo informe publicado hoy por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El estado mundial de la pesca y la acuicultura 2018 (SOFIA, por sus siglas en inglés) informa que para 2030 Chile incrementará su exportación pesquera a 2,1 millones de toneladas, un crecimiento del 56% respecto al 2016. Esta cifra posicionaría al país como el principal exportador de pescados en América Latina y el Caribe.

El estudio destaca además que, en 2016, Chile fue el séptimo exportador de pescados en el mundo con 1,4 millones de toneladas, valorizadas en 5.143 millones de USD.

Por otro lado, el informe detalla el liderazgo de Chile en mercados globales específicos. En 2016 fue el segundo mayor exportador de salmón y bivalvos y también el tercer exportador de plantas acuáticas.

Aumento en la producción

La última edición del SOFIA proyecta que en Chile la producción pesquera total (capturas y acuicultura) continuará expandiéndose durante la próxima década, a pesar de que la cantidad de peses capturados disminuyó en 2016.

Para 2030 la producción pesquera, incluida la acuicultura, alcanzará los 3,7 millones de toneladas. Se trata de un aumento del 44,6% sobre el nivel de producción alcanzado en 2016 de 2,5 millones de toneladas.

En el caso particular de la producción acuícola se prevé que para 2030 crecerá a más de 1,3 millones de toneladas. Esto corresponde a un aumento del 26,4% respecto al ejercicio 2016.

El estudio señala que, en 2016, el país ocupó el cuarto lugar a nivel mundial en la producción de peces de la acuicultura marina y costera (726 mil toneladas), cuarto lugar en la producción acuícola de moluscos marinos (307 mil toneladas) y décimo entre los principales productores de algas (15 mil toneladas).

Caída en capturas marinas

La FAO informa que a nivel mundial 90.9 millones de toneladas de peces fueron capturados en 2016, una ligera disminución de 2 millones de toneladas respecto del año anterior. La caída global se debe principalmente a fluctuaciones periódicas en las poblaciones de anchoveta de Perú y Chile asociadas con El Niño. En 2016, la captura de peces en Chile llegó a 1,5 millones de toneladas, disminución de 16,1% con respecto al año anterior.

Cambio climático y Ley de Pesca

Los cambios en la distribución de las pesquerías tendrán importantes implicancias operativas, gerenciales y jurisdiccionales, dice el informe. Se necesitará investigación para desarrollar estrategias que permitan que las pesquerías y las especies que explotan se adapten sin problemas al cambio climático.

En este sentido, la FAO destaca la revisión de la Ley de Pesca chilena para incluir el enfoque ecosistémico en la normativa y la movilización de recursos del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF) para el fortalecimiento de la capacidad de adaptación en el sector pesquero y acuícola chileno al cambio climático.

Estado de poblaciones de peces

Alrededor del 59,9 por ciento de las principales especies de peces comerciales que la FAO supervisa se pescan ahora a niveles biológicamente sostenibles, mientras que el 33,1 por ciento se pescan a niveles biológicamente insostenibles, situación que el SOFIA 2018 describe como "preocupante".

Hace apenas 40 años, el 90 por ciento de las pesquerías monitoreadas por la FAO se explotaban a niveles biológicamente sostenibles, y solo el 10 por ciento se pescaba de forma insostenible.

El informe detalla que las mayores pesquerías insostenibles son: Mediterráneo y Mar Negro (62,2% de las poblaciones sobreexplotadas), Pacífico sudoriental (61,5%), Atlántico suroccidental (58,8%).

La actividad tuvo por objeto sensibilizar y capacitar al sector respecto de los efectos y la necesidad de incorporar medidas de adaptación al fenómeno en el manejo de pesquerías y de la acuicultura.

Valparaíso: Más de 50 representantes de comités de manejo pesqueros, comités científicos, salmonicultores, mitilicultores, pesca artesanal y acuicultura de pequeña escala, así como de servicios públicos del sector se reunieron ayer en el Hotel Diego de Almagro, en Valparaíso, en un seminario organizado por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura para interiorizar al sector respecto de los efectos y medidas de adaptación al cambio climático en el sector.

Chile es el primer país en Latinoamérica que cuenta con un Plan de Adaptación al Cambio Climático en Pesca y Acuicultura y esta actividad es parte de la ejecución del mismo, por ello el evento contó con expertos nacionales en el tema, quienes, desde sus especificidades, fueron los encargados de sensibilizar y entregar herramientas a los asistentes, para que estos puedan incorporar esta variable en las decisiones que tomen en sus distintos ámbitos.

El subsecretario de Pesca y Acuicultura, Eduardo Riquelme, manifestó estar muy conforme con el resultados de este seminario en el que participaron miembros de la administración pública, de los comités de manejo y comités científicos para "abordar concretamente la manera en cómo este fenómeno del cambio climático se vincula con las decisiones que la administración pública, y fundamentalmente la Subsecretaría de Pesca, debe tomar en materia de pesca y acuicultura".

El programa incluyó a la jefa de investigación del Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola, Doris Soto, quien dio a conocer algunas proyecciones del sector: "las predicciones en el área auguran, para la mitad del siglo, en el mejor de los casos, una reducción del potencial pesquero entre un 2% y un 5%; mientras que, en el escenario más dramático, disminuirá en un 7% y un 12%". En relación a la acuicultura, la investigadora explicó que el impacto es menor, ya que hay mayor control y los fenómenos pueden provocar efectos negativos y positivos "el aumento de la temperatura del mar puede significar mayor crecimiento para algunas especies, pero el incremento en la acidificación de los océanos puede dificultar la producción de moluscos o crustáceos".

Por su parte, Luis Cubillos, investigador de la Universidad de Concepción, destacó la relevancia de implementar planes de adaptación en pesca y acuicultura, por sobre los de mitigación, así como de incluir en enfoque ecosistémico, ya que se trata de una actividad de la que depende muchas comunidades, por lo que la diversificación y adaptación es vital para la sostenibilidad de las mismas.

Claudio Silva, investigador de la Universidad Católica de Valparaíso, presentó el sistema de modelación espacial del cambio climático y pesquerías; y Ana María Ugarte, investigadora de CR2, abordó el tema de la gobernanza e interfaz ciencia – política.

Entre los asistentes se encontraba la presidenta del comité científico técnico de recursos bentónicos, Chita Guisado, quien agradeció la instancia, aunque enfatizó en la necesidad de que otras instituciones también hubiesen estado presentes, especialmente del ámbito de la educación. Asimismo, hizo un llamado a generar más investigación respecto a los recursos bentónicos, ya que el mayor trabajo existente se enfoca fundamentalmente en pesquerías de peces, especialmente pelágicos como sardina y anchoveta.

Luis Parot, director ejecutivo de IFOP, señaló que "en paralelo y complementario a las iniciativas de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, el Departamento de Oceanografía y Medio Ambiente (Doma) del Instituto de Fomento Pesquero (IFOP) está desarrollando un proyecto, en convenio con la Fao, denominado "Sistema De Información Interoperable (SDII)". Este, sistematiza e integra los datos de pesca, acuicultura y cambio climático, para generar información destinada a usuarios y toma de decisiones, a través de una plataforma web. Dicho sitio permitirá visualizar de una manera simple la información que entregan indicadores de cambio climático y variables de condiciones locales para uso de la autoridad y de los pescadores.

En ese sentido, el Dr. Jaime Letelier, jefe del DOMA, destacó los esfuerzos que se llevan adelante para posibilitar un libre acceso a información ambiental sistematizada y comprensible, así como el diseño de políticas públicas de contingencia y de manejo pesquero, que propicien el avance científico en la comprensión de los efectos del cambio climático. Lo anterior, considerando que IFOP es el principal generador de información oceanográfica del país. Las iniciativas de la Subpesca e Ifop, dijo, se enriquecen entre ellas, al generar y validar los indicadores ambientales necesarios para seguir el impacto del cambio climático en las costas de Chile y generar políticas para la sustentabilidad de la actividad pesquera.

Tras las ponencias se realizaron talleres de trabajo con los asistentes, de manera de reforzar los aprendido durante la mañana. La actividad se inserta en la ejecución del Plan de Adaptación al Cambio Climático en Pesca y Acuicultura y fue organizada por la consultora Acuitechno Ltda.

Youtube / Fipasur

Tema

Tema2

Links

links

estrategia Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

logo-fipasur-footer

Federación Interrregional de Pescadores Artesanales del Sur. Valdivia / Región de Los Ríos.

Contacto

Federación Interrregional de Pescadores Artesanales del Sur.
Valdivia / Región de Los Ríos.
Camino a Niebla Ruta T-350 / Fono: 56 63 2 227464
Valdivia, Chile.

Síguenos

Federación Interrregional de Pescadores Artesanales del Sur - Valdivia FIPASUR
Diseño y Desarrollo por RUBIKA