A+ A A-

La actividad, coordinada por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura y APP Chile, buscó dar cuenta de los avances realizados a la fecha por el Comité de Manejo, así como también, discutir sobre alternativas de desarrollo para los desafíos que aún enfrenta la pesquería de navajuela y huepo en la Bahía de Corral.

Valdivia, 21 de junio de 2017.- Con la presentación de datos técnicos que muestran una leve recuperación de las pesquerías de huepo y navajuela en la Bahía de Corral, este 19 de mayo, en la sala Paraninfo de la Universidad Austral de Chile, en Valdivia, se realizó el seminario denominado "Plan de Manejo de la Bahía de Corral, Pesca Responsable y Sustentable" donde se dieron cita pescadores artesanales, miembros del comité, dirigentes, representantes de plantas de procesos y otros interesados en el desarrollo de una pesca responsable.

La actividad, coordinada por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura y APP Chile, buscó dar cuenta de los avances realizados a la fecha por el Comité de Manejo, así como también, discutir sobre alternativas de desarrollo para los desafíos que aún enfrenta la pesquería de navajuela y huepo en la Bahía de Corral.

Los expositores fueron Mario Montecinos de la Dirección Zonal de Pesca de las Regiones de Araucanía y los Ríos, quien realizó un análisis del estado de implementación de los planes de manejo de recursos bentónicos a nivel nacional y con especial énfasis en el plan local.

En representación de los pescadores artesanales, José Chaura, miembro del Comité de Manejo, indicó en su exposición "por necesidad de alimentar a mi familia aprendí a sacar navajuela y huepo. Ahora estoy enamorado del mar, me gusta bucear y queremos cuidar los recursos. Cuando me invitaron a participar del Comité, lo hice con gusto, ya que quiero cuidar de la Bahía y que mis nietos también disfruten de los recursos en el futuro".

Por su parte, Aldo Hernández de la consultora O'Divers presentó los resultados preliminares de la evaluación del banco de navajuela y huepo de la Bahía de Corral, indicando que hubo un incremento en las densidades con respecto al 2016 consignando una leve recuperación, aunque menores a las densidades detectadas en estudios del 2012 y 2014.

Jaime Vargas de APP Chile, consultora a cargo del acompañamiento técnico del Comité, presentó los resultados preliminares del estudio de foto empadronamiento de los usuarios de la pesquería que actualmente operan en la Bahía. Algunos de los datos muestran que desde un total de 1572 pescadores habilitados para desarrollar la actividad en la Región, solo 176 registrarían actividad pesquera, analizando información desde el año 2012 a la fecha.
Estos antecedentes provocaron una interesante discusión respecto, por un lado, a la necesidad de conocer a los usuarios que actualmente ejercen el esfuerzo sobre la pesquería en la Bahía de Corral y los que tienen derecho histórico de extracción aunque no hayan realizado la actividad en el último tiempo. Lo anterior tiene diversos factores, siendo uno de los más importante el bajo precio pagado en playa por estos recursos.

En tanto, Guillermo Rivera, Director Zonal de Pesca y Acuicultura de las regiones de La Araucanía y Los Ríos y presidente del Comité, indicó que "este seminario tenía como propósito poner en evidencia los avances del Comité y revisar los datos preliminares del estado del stock, el cual pudimos ver en cuanto a la metodología de muestreo se mejoró la calidad del dato, mostrando un banco que no está mal, pero tampoco tiene un nivel que nos deje tranquilos y lo deberemos evaluar dentro del Comité para ver que medidas adoptar". Rivera agrega que se debería contar todos los años con una evaluación, iniciativa que ha sido liderada por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, Subpesca, "tenemos considerados recursos en los programas de monitoreo que lleva adelante el Instituto de Fomento Pesquero, IFOP. Con esta medida evitamos baches de información", aseguró el profesional.

Degustación de productos del mar

Una degustación de navajuelas provenientes de la Bahía de Corral y procesadas en las plantas de Pesca En Línea y de Elsa Neira de Niebla fueron preparadas como cóctel de cierre del seminario por Fidelina Sánchez del restaurante "el Coral". Ceviches, chupes y empanadas demostraron el enorme potencial gastronómico de los recursos de la Bahía

Cabe recordar que el Comité de Manejo de la Bahía de Corral también busca mejorar las capacidades asociativas y organizacionales de los distintos sindicatos, participantes de las pesquerías de interés en la bahía, con el fin de mejorar los canales de comercialización, manejo sanitario de la pesca y administración de proyectos.

Se trata del plan para las pesquerías artesanal e industrial de langostino amarillo, langostino colorado y camarón nailon, y del plan para merluza común, convirtiéndonos en uno de los primeros países en el mundo en contar con estrategias de mitigación con estas características.

Una de las mayores amenazas para la sustentabilidad de las pesquerías a nivel global son los descartes, o especies que una vez capturadas son devueltas al mar. Por tales motivos, diversas resoluciones de las Naciones Unidas han llamado a reducir esta práctica -así como también la captura incidental de aves, mamíferos y tortugas marinas producto de la interacción con la pesca- promoviendo el uso de tecnologías y otros medios para reducir estas prácticas.

Chile a través de su normativa sobre descarte y pesca incidental y del trabajo de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, se ha convertido en uno de los países pioneros en abordar este problema y uno de los referentes mundiales en la materia, esto debido a lo progresivo de su enfoque; donde previo a la adopción de medidas de reducción, se ha contemplado una etapa un programa de investigación del descarte para reunir antecedentes técnicos, se ha incluido mecanismos modernos de control de estas prácticas y la activa participación de los usuarios pesqueros en el proceso de elaboración de los planes de cada pesquería.

Las pesquerías artesanal e industrial de langostinos, camarón y merluza común constituyen las primeras en Chile en disponer de un plan de reducción del descarte y la pesca incidental.

El subsecretario de Pesca y Acuicultura, Pablo Berazaluce, explicó que para el diseño de estos planes fue fundamental contar con la información del programa de investigación, y con el aporte y colaboración de los usuarios a través de diversos talleres realizados en los comités de manejo de las pesquerías, "ambos planes cuentan con medidas de conservación y manejo obligatorias que se irán aplicando paulatinamente y que irán acompañadas de códigos de buenas prácticas, modificaciones a las artes de pesca y plazos para su cumplimiento", agregó.

La autoridad destacó que, "a diferencia de lo que se ha hecho en otras parte del mundo, nuestros planes abordan el problema desde una perspectiva integral y realista, que asume que el descarte es parte de la actividad pesquera, y por ellos apuntan a la disminución progresiva -dando tiempo a las flotas para que se adapten a esta nueva manera de realizar la actividad- y que han incorporado medidas de monitoreo y control efectivas, como los observadores científicos desplegados a bordo y dispositivos de registro (cámaras) que estarán operativos en el corto plazo.

Para 2017 se espera contar con otros dos planes de reducción: sardina común y anchoveta V-X regiones, en agosto; y merluza de cola, en septiembre.

Plan de reducción

En general, los planes de reducción consideran cuatro categorías y establecen medidas y acciones específicas para cada una: 1) especies objetivos, 2) fauna acompañante con cuota, 3) fauna acompañante sin cuota y sin valor actual y 4) pesca incidental.

Entre las medidas se contempla:

*Prohibición de descarte de especies objetivos, las que deben ser desembarcadas y deducidas de las cuotas. Antes de este plan, los excedentes se devolvían al mar.

*Prohibición de descarte de fauna acompañante con cuota, la que debe ser desembarcada y justificada mediante la compra de cuota o licencias transables de pesca.

*Obligatoriedad progresiva de embarque aleatorio de observadores científicos en todas las flotas sometidas a los planes de reducción, artesanal e industrial para toma extensiva de información biológico pesquera y para el seguimiento y evaluación de los planes.

*Establecimiento de una nómina de especies que temporalmente pueden ser devueltas al mar (básicamente aquellas sin medidas de administración ni valor comercial).

*Obligación de reportar los descartes autorizados y dar cumplimiento a toda la normativa asociada a la fiscalización.

*Revisión de toda la normativa actual por parte de Subpesca, de manera de modificar aquellas que pudiesen estar induciendo esta práctica.

*Incorporación de los datos del descarte en el establecimiento de cuotas 2018.
Acerca del descarte

Una de las mayores amenazas a nivel global para la sustentabilidad de las pesquería son los descartes, o especies que son devueltas al mar ya que al no cuantificar las capturas totales (incluyendo lo que se descarta) se producen subestimaciones de la mortalidad real por pesca y de la productividad de los stocks, generando errores en las bases científicas para la toma de decisiones e incertidumbre en el manejo y administración.

Desde una perspectiva ecosistémica, social, ética y de conservación, al realizar descartes se pierden oportunidades económicas y sociales, se desperdician recursos alimenticios y se reduce la biodiversidad. Todos, elementos incompatibles con el uso sustentable y responsable de los recursos pesqueros y su ambiente.

Subpesca, desde 2013 y a través de diversos programas de investigación ha recopilado información sobre el descarte y la pesca incidental, sus cantidades y características y las causas que lo generan para, a partir de 2017, elaborar planes de reducción pesquería específicos que incorporen medidas de conservación, medios tecnológicos, y códigos de buenas prácticas que permitan mitigar los descartes y la pesca incidental.

Asimismo la normativa ha incorporado instrumentos modernos de fiscalización y control del descarte (cámaras a bordo) y recientemente se ha promulgado el reglamento, elaborado por Subpesca, que regula el uso de estos dispositivos, los que estarán operativos en 2018 en toda la flota industrial y a partir de 2020 en las flotas artesanales iguales o mayores a 15 m, convirtiendo a Chile en uno de los primeros países en implementar estos sistemas a nivel global.

La iniciativa, financiada por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial, desarrollará experiencias piloto en cuatro caletas ubicadas en distintas zonas geográficas de Chile, para implementar un sistema de manejo de pesca y acuicultura con capacidades de adaptación al cambio climático.

Desde distintas zonas de Chile llegaron a Valparaíso pescadores artesanales, investigadores, representantes de organismos gubernamentales y de otras entidades vinculadas al sector de la pesca y la acuicultura para participar, durante el 6 y 7 de junio, en las actividades de inicio del proyecto "Fortalecimiento de la Capacidad de Adaptación en el Sector Pesquero y Acuícola Chileno al Cambio Climático".

Hasta septiembre de 2020 se extenderá esta iniciativa que apunta a superar barreras como las debilidades del marco institucional, la disponibilidad de tecnologías y aplicación de buenas prácticas en el sector pesquero. Asimismo, se ha planteado fortalecer el conocimiento y la sensibilización sobre el cambio climático en las comunidades pesqueras y acuícolas.

El proyecto es financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por su sigla en inglés) e implementado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). La Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) y el Ministerio del Medio Ambiente de Chile actúan como agencias ejecutoras.

Trabajo en las caletas

Chile es uno de los principales países productores pesqueros del mundo, y la pesca y la acuicultura están entre las actividades productivas de mayor relevancia económica y social a nivel nacional. Sin embargo, han experimentado un deterioro que se traduce en efectos socio-económicos negativos tales como la disminución de ingresos de las comunidades pesqueras.

Muchos de los recursos pesqueros de Chile están bajo niveles de explotación que superan la capacidad biológica de los ecosistemas para recuperarse, generando un alto grado de vulnerabilidad frente a los cambios ambientales. En este escenario, el sector de la pesca artesanal es identificado como uno de los que requiere mayor atención.

Este proyecto desarrollará experiencias piloto en cuatro caletas ubicadas en distintas zonas geográficas de Chile: Riquelme, en la Región de Tarapacá; Tongoy, en la Región de Coquimbo; Coliumo, en la Región del Biobío; y El Manzano-Hualaihue, en la Región de Los Lagos. Estas comunidades fueron elegidas por representar ejemplos clave para replicar aprendizajes en aspectos ambientales, técnicos, socio-económicos e institucionales que lleven a implementar en el país un sistema de manejo de pesca y acuicultura con capacidades de adaptación al Cambio Climático.

El Subsecretario de Pesca y Acuicultura, Pablo Berazaluce, explicó que "se realizará un trabajo directo con los pescadores, para que a nivel de la caleta se generen capacidades y así poder implementar, en conjunto, medidas de adaptación tales como pronósticos y sistemas de alerta temprana, innovación tecnológica y diversificación. De esta manera, también estamos avanzando en las recomendaciones realizadas por la FAO durante su revisión a la Ley General de Pesca y Acuicultura",

El Subsecretario del Medio Ambiente, Jorge Canals añadió que "existe una gran dependencia socioeconómica de las zonas costeras asociadas con la extracción de recursos marinos. Con la implementación de iniciativas relacionadas con un mejor manejo, gestión y la generación de conocimientos sobre Cambio Climático buscamos el desarrollo sostenible del sector".

Resiliencia

Según explicó la representante de la FAO en Chile, Eve Crowley, "los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas tienen metas concretas para conservar y utilizar en forma responsable los océanos, los mares y los recursos marinos, por lo que las acciones que tome el país serán una contribución a estos desafíos".

"Los países tienen que estar preparados para enfrentar de forma planificada las amenazas que el Cambio Climático está ejerciendo sobre los recursos pesqueros, que son un elemento clave para la seguridad alimentaria, nutricional y socioeconómica, especialmente de los sectores más vulnerables que dependen directamente de los océanos como la pesca artesanal. Este proyecto es un aporte no sólo para Chile sino que también para el mundo", afirmó.

El proyecto, que busca aumentar la resiliencia del sector pesquero y acuícola chileno, se basará en el Enfoque Ecosistémico y Precautorio contemplado en el marco legal de nuestro país, el cual promueve de manera integrada las prácticas de conservación, restauración y uso sostenible en el sector marino, y la inclusión de todos los actores en la toma de decisiones.

Youtube / Fipasur

Tema

Tema2

Links

links

estrategia Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

logo-fipasur-footer

Federación Interrregional de Pescadores Artesanales del Sur. Valdivia / Región de Los Ríos.

Contacto

Federación Interrregional de Pescadores Artesanales del Sur.
Valdivia / Región de Los Ríos.
Camino a Niebla Ruta T-350 / Fono: 56 63 2 227464
Valdivia, Chile.

Síguenos

Federación Interrregional de Pescadores Artesanales del Sur - Valdivia FIPASUR
Diseño y Desarrollo por RUBIKA