A+ A A-

La iniciativa, que moderniza el Servicio Nacional de Pesca y que se encuentra liderando la tabla de la Sala para mañana miércoles, fue analizada ayer por el grupo parlamentario a la luz de las modificaciones introducidas por el Senado, las cuales apuntaron tanto a aspectos formales como de fondo, en comparación al texto aprobado por la Cámara de Diputados en el primer trámite.

En diciembre de 2015, el Ejecutivo ingresó a trámite legislativo un proyecto (boletín 10482) destinado a modernizar y fortalecer el Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca), propuesta que fue despachada por la Cámara de Diputados en octubre de 2016.

Hoy, la iniciativa se encuentra en tercer trámite en la Corporación y fue la Comisión de Pesca la encargada de analizar las modificaciones realizadas por el Senado, que apuntan tanto a materias formales como de fondo. En ese contexto, el grupo parlamentario acordó realizar una doble recomendación a la Sala, acción que pasó a explicar su presidente, el diputado Gabriel Ascencio (DC).

"Nosotros en la Sala vamos a recomendar aprobar algunas normas y rechazar otras para que tengamos una comisión mixta de senadores y diputados que pueda resolver, ojala la próxima semana, sino la primera semana del próximo mes, que nosotros podamos resolver las diferencias que hayan entre senadores y diputados. Pero esos son más o menos los criterios, que los pescadores no vayan presos, que haya proporcionalidad, que se defiendan los derechos culturales y socioeconómicos de la gente y ojalá nosotros podamos incluir alguna norma que diga que ninguna de estas normas que nosotros estamos estableciendo allí vayan en contra de nuestros pueblos originarios. Eso también sería un criterio que trabajamos en la Comisión", puntualizó.

Informó que se va a recomendar a la Sala que se aprueben inmediatamente todas las normas que se refieren al ordenamiento funcionario del Sernapesca, a los trabajadores mismos, a la incorporación de más de 250 funcionarios y al mejoramientos de escalas y de remuneraciones.

Relató que, sin embargo, hay normas que persiguen la pesca ilegal que merecen una segunda mirada en la Comisión Mixta.

"Allí hay algunos criterios que nosotros queremos establecer. Un criterio es que nunca más un pescador artesanal vaya preso por no poder pagar una multa de un infracción que el Sernapesca le curse y que, por no pagar la multa, termina preso, como ha estado ocurriendo en el sur de Chile. Luego, que nosotros no vayamos a castigar a los pescadores de orilla, porque está en la cultura de nuestro pueblo (...). Nosotros hemos establecido, además, el criterio de la proporcionalidad de la sanción, porque tampoco se puede llegar y sancionar a un pescador artesanal, no solo con la aplicación de grandes multas, que a veces son multas compuestas, una parte fija y una parte variable. Sino que, además, el comiso de todos los instrumentos con los cuales se hubiese cometido la infracción", detalló.

La Sala contempla analizar este tema en la sesión de mañana, miércoles 13 de junio. En la ocasión se espera escuchar primero el informe de la Comisión de Pesca, que rendirá el diputado Ascencio, para eventualmente proceder a votar si se aceptan o no parte o todas las enmiendas realizadas por el Senado a la propuesta legal.

Se estima que la pesca INDNR afecta a uno de cada cinco peces capturados, con un coste anual de hasta 23 000 millones de dólares EEUU.

(FAO) Un número cada vez mayor de países se está adhiriendo a un acuerdo mundial que ayude a detener la pesca ilegal, coincidiendo con la celebración hoy del primer Día Internacional de la lucha contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada(INDNR). Se estima que la pesca INDNR afecta a uno de cada cinco peces capturados, con un coste anual de hasta 23 000 millones de dólares EEUU.

La fecha de hoy fue elegida para poner de relieve el flagelo de la pesca ilegal porque es el aniversario del Acuerdo sobre medidas del Estado rector del puerto (AMERP), que entró en vigor en 2016. El AMERP es el primer acuerdo internacional vinculante dirigido de forma específica a combatir la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada. Hasta el momento, son partes del acuerdo 54 Estados y la Unión Europea, y muchos han comenzado ya a aplicar sus disposiciones.

"Muchos otros países se encuentran actualmente en el proceso de ratificación por parte de sus parlamentos. Me gustaría felicitarles a todos e instar a todos los demás países a unirse a este esfuerzo global para acabar con la pesca ilegal. Para que el AMERP alcance plena eficacia, necesitamos que se sumen todos los países", aseguró el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, en un acto paralelo celebrado durante el Consejo de la FAO con ocasión de este día internacional.

El AMERP reduce los incentivos para los buques que operan ilegalmente, negando su acceso a los puertos y, por lo tanto, limitando su capacidad para desembarcar sus capturas. De hecho, impide que los productos pesqueros obtenidos de forma ilícita lleguen a los mercados nacionales e internacionales.

"Operadores sin escrúpulos en todo el mundo están saqueando las poblaciones de peces y vaciando nuestros oceános, y no son sólo los peces sino también las personas las que están pagando por ello. Unos océanos vacíos equivalen a estómagos y a carteras vacíos", aseguró Karmenu Vella, Comisario de Asuntos Marítimos y Pesca de la Unión Europea en el evento en la sede de la FAO.

"Indonesia sigue poniendo en marcha medidas muy estrictas y continuaremos teniendo tolerancia cero con la pesca ilegal y no declarada", señaló Susi Pudjiastuti, Ministra de Asuntos Marinos y Pesca de Indonesia, país anfitrión de la Conferencia internacional "Nuestros Océanos" de este año. "Debemos trabajar juntos. Ningún país puede acabar con la pesca INDNR solo".

Nuevo impulso para luchar contra la pesca INDNR

Por vez primera, existe un impulso creciente para estrechar el cerco sobre la pesca ilegal, con una serie de instrumentos internacionales que hacen que el mundo esté más cerca de lograr este objetivo.

El AMERP se complementa con otros instrumentos, como son las Directrices voluntarias para la actuación del Estado del pabellón de la FAO y las Directrices voluntarias para los sistemas de documentación de las capturas, introducidas por la FAO en 2017 para permitir una trazabilidad mejor y más armonizada del pescado a lo largo de la cadena de valor.

El Registro mundial de buques de pesca, transporte refrigerado y suministro -que se hizo operativo en 2017-, es un registro certificado a nivel estatal con información sobre las embarcaciones que participan en operaciones de pesca y es un elemento que apoya la implementación del AMERP y del seguimiento, control y vigilancia de la pesca en general.

Las Directrices voluntarias sobre el marcado de las artes de pesca de la FAO -que apuntan a reducir los aparejos abandonados, perdidos o descartados- han sido negociadas los países miembros de la FAO y están pendientes de aprobación por el Comité de Pesca de la FAO, en julio de este año.

"Contamos con todos los instrumentos necesarios para lograr nuestro objetivo, pero para ello necesitamos también un sólido compromiso de los gobiernos y de todas las partes interesadas relevantes", concluyó Graziano da Silva.

Los pescadores en pequeña escala, los más vulnerables

Cerca del 10 por ciento de la población mundial depende directamente de la pesca para su sustento, y en muchos países en desarrollo, el pescado es el alimento más comercializado. La pesca ofrece además empleos para los jóvenes y las mujeres. Pero la sostenibilidad de este importante sector socioeconómico se encuentra gravemente amenazada por la pesca ilegal.

La pesca INDNR tiene un impacto negativo en los medios de subsistencia, las poblaciones de peces y el medio ambiente. Puede además estar vinculada con otras actividades ilegales, como el contrabando de estupefacientes y armas, la trata de personas y los abusos laborales, e incluso el trabajo en condiciones de esclavitud.

La pesca ilegal amenaza igualmente los progresos hacia la gestión sostenible de la pesca, que es uno de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La FAO brinda un programa de desarrollo de capacidad global para ayudar a los países en desarrollo a mejorar su capacidad para monitorear sus propias flotas y examinar los buques extranjeros que visitan sus puertos, así como la vigilancia sus zonas costeras, para que puedan garantizar la sostenibilidad de los recursos pesqueros dentro de sus aguas.

El Día Internacional de lucha contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada fue aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 5 de diciembre de 2017, a partir de una propuesta de la FAO y la Comisión General de Pesca del Mediterráneo (CGPM).

Por: Dante Queirolo,Profesor adjunto del Laboratorio de Tecnología Pesquera​ de la Escuela de Ciencias del Mar, Universidad Católica de Valparaíso (PUCV)

"Habitualmente, el tema pesquero aparece en la discusión política del país evidenciando tensiones entre actores artesanales e industriales, confundiendo a la opinión pública acerca de los problemas de fondo del sector".

El caso del proyecto que busca que la jibia sea capturada exclusivamente con poteras y/o líneas de mano y, por ende, impedir que sea capturado con redes de arrastre, redes de cerco u otros sistemas, es uno de ellos. Independiente de las argumentaciones de uno y otro lado, la mayoría de las veces olvidamos la base científica. En particular en este caso, se ha puesto toda la atención por las artes de pesca sobre un recurso pesquero que puede resultar transitorio como la jibia, y es lamentable que se concentren muchas expectativas productivas para la región.

Al interior del Comité Científico-Técnico, que asesora a la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) acerca de la jibia, se evidencia la incertidumbre respecto al estado de situación del recurso, afirmándose que la jibia no estaría ni agotada ni sobrexplotada, concluyéndose que su estado es indeterminado. De este modo, la mayor preocupación respecto a la actividad pesquera extractiva de jibia no está referida al sistema de captura en sí mismo sino a la relativamente alta probabilidad que este recurso en el futuro no ingrese a aguas nacionales, ya sea por los altos niveles de mortalidad que ejercen flotas extranjeras en aguas internacionales y/o por cambios ambientales de gran escala como el fenómeno de El Niño. Esto constituiría un grave problema social y económico para el sector pesquero nacional, ya que difícilmente podría reorientarse el esfuerzo a otro recurso pesquero con equivalente beneficio económico. Se requiere entonces de planes de manejo que sean conscientes de escenarios futuros desfavorables, considerando por ejemplo la necesidad de crear un fondo para ir en ayuda de quienes han perdido sus fuentes de ingreso debido a cambios drásticos en la dinámica de las poblaciones marinas.

Se ha argumentado que el uso de poteras y/o líneas de mano aseguran un tratamiento sustentable de este recurso pesquero, aseveración que merece ser analizada en varias dimensiones. En primer término, el uso de uno u otro sistema de captura no es garantía por sí mismo de asegurar la tan deseada sustentabilidad, y aunque sea incómodo de escuchar, no importa mayormente el sistema de pesca que se utilice en este caso para capturar la jibia sino la fracción de la biomasa que se remueva de la población (mortalidad por pesca o captura). Si se exceden los niveles de mortalidad por pesca recomendados científicamente, pasa a segundo plano el sistema de captura que fue empleado, impidiendo en definitiva alcanzar los objetivos de sustentabilidad.

En el caso de la jibia, los niveles de captura han sido más bajos que la recomendación científica, que bordea las 200.000 toneladas, sin embargo, esto tampoco dará garantías de sustentabilidad por una característica propia de la especie; se trata de una población visitante (población abierta) y, por lo tanto, no es residente exclusivo de nuestras aguas en Chile. En definitiva, la fracción de la población de jibia que ingresa a aguas nacionales no depende de nuestras medidas de administración sino del manejo a nivel internacional que se pueda realizar y de la variabilidad propia del ecosistema que incide en los procesos biológicos relevantes que afectan a su población.

Mientras al interior del país se discute el pescar con uno u otro sistema de captura, la Organización Regional de Ordenación Pesquera del Pacífico Sur (OROP-PS) está avanzando a pasos fuertes para un futuro manejo del recurso, lo que desencadenará en cuotas de captura por países en el mediano plazo.

Por lo tanto, desde un punto de vista práctico si se quiere ver así, conviene trabajar fuertemente en una posición país para que dispongamos de antecedentes científicos e historia pesquera suficiente para avanzar en el manejo pesquero a nivel del océano Pacífico en la OROP-PS. Seguramente quienes quieran ver la situación de la jibia desde una perspectiva más objetiva, comprenderán que no se trata entonces del problema de uno u otro sistema de captura, o si el recurso debe ser capturado por industriales o artesanales, lo cierto es que como país estamos discutiendo medidas de administración pesqueras en el Congreso sin la debida profundidad y conocimiento técnico y científico, intentando además alcanzar soluciones con visión de corto plazo.

La mirada y el manejo que debemos tener sobre los recursos pesqueros son, sin duda, otros.

Youtube / Fipasur

Tema

Tema2

Links

links

estrategia Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

logo-fipasur-footer

Federación Interrregional de Pescadores Artesanales del Sur. Valdivia / Región de Los Ríos.

Contacto

Federación Interrregional de Pescadores Artesanales del Sur.
Valdivia / Región de Los Ríos.
Camino a Niebla Ruta T-350 / Fono: 56 63 2 227464
Valdivia, Chile.

Síguenos

Federación Interrregional de Pescadores Artesanales del Sur - Valdivia FIPASUR
Diseño y Desarrollo por RUBIKA